• MCL Food Consulting

Las 4 cosas que el cliente post-covid busca en un restaurante




La pandemia ha cambiado en muchos aspectos al consumidor. Tras meses de confinamiento, el usuario medio se está adaptando a una situación atípica, siendo más exigente y cuidadoso con lo que consume. Gracias a una mayor divulgación por parte de los medios de comunicación y las redes sociales, empieza a ser consciente de que una buena alimentación influye decisivamente en su salud y en la de su familia.

Según la agencia de estudios de mercado Mintel, el principal motivo (59%) por el que los consumidores añaden ahora más superalimentos a sus dietas son la salud y el bienestar. Un 70%, además, prefiere los productos naturales que aportan beneficios a la salud antes que los procesados enriquecidos. Esto es un hecho que ya se observa en los supermercados del país pero, ¿ocurre también lo mismo en los restaurantes y bares?

Tras los meses de cuarentena en los cuales hemos cocinado más, buscado recetas e información sobre lo que ingerimos, es de esperar que, a partir de ahora, un cliente se muestre más exigente y curioso sobre lo que va a consumir en un restaurante. La hostelería debe estar preparada ante este cambio y actualizarse para seguir las exigencias de este nuevo comportamiento del consumidor.

¿Pero EXACTAMENTE qué es lo que se puede hacer para mejorar?

1. OFRECER EN TODO MOMENTO PRODUCTOS DE TEMPORADA. Porque el cliente sabe que así se consigue ese sabor y calidad únicos que solo aquello que se produce en los meses específicos puede aportar. Además, económicamente es la mejor opción para el negocio, ya que por regla general los productos alimentarios fuera de temporada suelen ser más caros.

2. OFRECER LA MAYOR CALIDAD POSIBLE E INFORMAR SOBRE ELLA. Para ello, los proveedores son nuestros aliados. Es recomendable seguir el ejemplo del consumidor, informarse sobre los diferentes proveedores y dirigirse hacia aquellos que hayan cuidado su producto durante su cultivo o su cría. Empresas como Pazo de Vilane lo han constatado “[...] tienen una curiosidad creciente por los detalles de la cría en libertad de nuestras gallinas. Cada vez quieren conocer más: desde sus costumbres y comportamientos hasta la composición de su alimentación; también indagan acerca de cómo afecta a la calidad nutricional del huevo campero tanto el pastoreo diario como nuestros protocolos y cuidados. Esto era casi impensable hace unos años”. Por lo tanto, no solo es importante elegir cuidadosamente a sus proveedores sino también comunicárselo al consumidor, saciar su curiosidad, proporcionarle todos los detalles sobre los productos de la carta, aconsejarle según nuestro criterio. Gracias a esto le daremos seguridad al cliente y disfrutará más de su estancia en el restaurante.

3. FORMAR CORRECTAMENTE Y A MENUDO A TU PERSONAL. Ante una posible pregunta de un cliente sobre un plato, el personal, tanto cocineros como camareros deben estar debidamente formados para contestar de forma precisa y con relevancia. Una buena forma de llegar a ello es llevar al equipo a visitar a los productores, hacerles partícipes de la elección de un nuevo elemento/alimento, redactar un storytelling definido por cada plato, impartir clases y sesiones de cata que enriquezcan el conocimiento de los empleados.

4. INCLUIR PLATOS CLÁSICOS EN LA CARTA. Al haber pasado tanto tiempo confinados, nuestros clientes han abierto el baúl de los recuerdos y han rememorado los platos tradicionales hechos con cariño por sus madres y abuelas, con ese sabor único y auténtico que sólo ellas podían darles. Esos clásicos platos que nunca fallan y que siempre encantan: platos de cuchara, huevos rotos, paella, croquetas, tortilla de patata... Por ello es importante compartir con el cliente esa nostalgia para que una vez que abandonen el local, lo hagan con una sonrisa en el rostro.

Estos son los cambios más importantes en su comportamiento pero habrá que observar su evolución, ya que en el futuro posiblemente habrá otros. Hay que tener claro dónde se debe actuar y estar atentos a lo que demanda el cliente. Además, no se nos puede olvidar, junto con todas estas acciones, la propuesta de un servicio de DELIVERY, que asegure una calidad y una experiencia similares en el restaurante y en casa. Pero eso lo dejaremos para otro día...


45 vistas0 comentarios